Páginas

sábado, 20 de diciembre de 2008

Viento en popa, a toda vela...

.
Foto por Rosa Digital

¡Qué agradable sorpresa! Nuestros primeros "seguidores" oficiales, bienvenidos y gracias, Grimo e Ika. :)

No soy marinero pero probablemente cuando uno tiene viento de popa significa que las cosas van bien y rápido. Lo cierto es que da un poco de vértigo pensar en lo mucho que se progresa durante los primeros días. Es asomobroso comprobar cómo el cuerpo da de sí y se adapta a los entrenamientos.

Tras una semana muy tranquilita en la que Ana se ha estrenado como corredora -y a mí me ha sentado de vicio para tomármelo con más calma- ya tenía unas ganas terribles de rodar un buen rato largo. Así que he aprovechado hoy para salir por mi cuenta. He dejado a Ana remoloneando un ratillo en la cama cuando ha sonado el despertador a las 8'30 am. Mi suegra (que llegó ayer de viaje para pasar las navidades con nosotros) ya estaba en marcha desde hacía un buen rato. Me tomo un platanillo, paso por el aseo -por si acaso, que hoy pensaba rodar algo más largo- y me cambio. El uniforme de siempre: malla larga, camiseta, chaquetilla a juego de kalenji y el cortavientos. Me da la sensación de que no va a hacer mucho frío, pero aun así me llevo también el gorro y los guantes...

¡Qué acierto! Llego a la vía verde marcando en el coche -1ºC. No hay ni una nube, pero hace fresquito. Creo que va a ser un buen día para correr... Pues nada, estiro bien a conciencia; no quiero que me rompa a medio camino y me propongo mentalmente la distancia de 8km a un ritmo suave, sin preocuparme demasiado de los tiempos. Me he cruzado con muy poquita gente, pero la mayoría saludaban amablemente (sobre todo los bikeros). Es agradable recibir saludos mientras vas corriendo, aunque muchas veces no puedas decir nada porque vas asfixiado y sólo levantes la mano o las cejas, jajajaja.


En total hoy he rodado -por primera vez- 8 kilómetros del tirón. No he parado, no he sufrido (demasiado) y he tenido dos o tres sensaciones de ¡euforia! mientras corria... jajaja. Sí, sí. Esa agradable sensación de verte sobrado, ese escalofrío, el subidón de pensar que vas de puta madre y que eres capaz de correr otros tantos si te da la gana.

He empezado ligerito, a 6'30 el km (para mi eso es ligerito, jajaja) durante los 2 primeros km. Miro el crono y paso por el 2000 a 12'40". Ufff, tengo que bajar o no me hago los 8... Intento moderar un poco el ritmo y noto que mi "resistencia" mejora. Sobre el 3000 empieza una subidita moderada que va aumentando progresivamente hasta el 4000 y que me está minando. Juuuur, a ver si acaba. Paso por el 4000 a 27'49", genial, he bajado a 7'/km y voy considerablemente mejor, sobre todo cuando piso piedra y doy la vuelta. Ahora tengo 1 km de bajada para ir recuperando. En este momento me da uno de esos subidones... ¡Ole! ¡Aprovecha para correr "bonito"! Me cruzo con varios ciclistas que animan: "¡Vamos ya!". Juas, que bien me han venido.

Me encuentro bien, hoy no tenía ganas de música y me he ido sólo, yo, conmigo. Quería escucharme, hablarme, animarme y motivarme yo solo. Voy llegando al temido último 1000 y mi cuesta maldita. Llevo 7 km en el cuerpo y no hay quien me pare. Me voy motivando en esos últimos 500 metros antes de enfrentarme a mi pesadilla (juas). Y tiro, tiro, respiro y resoplo, y tiro más... ¡Vamos que puedes! Tiro de todo, brazos, hombros, rodillas y si hace falta de dientes también. :)

Llego arriba y quiero seguir. Me queda menos de un kilómetro y está todo hecho. Resoplo y jadeo recuperando el aliento y tiro otro poquito. Vamos que llegas, campeón. En total mis primeros 8 kilómetros en toda mi vida me los he hecho en 53'50". Por supuesto, también es la primera vez que corro 53' sin parar. Estoy feliz. Mejor dicho, ¡ESTOY PLETÓRICO! Me acabo de meter un desayuno de campeones... El resto del día a disfrutar de la familia. Mañana muy suave, acompañaré a Ana un ratito. Hay que seguir motivándola.

Vamos por el buen camino...
Hoy reparto abrazos, que me siento muy bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada